almudena grandes

El domingo libro:

Inés y la alegría, Almudena Grandes

Cuando leí Los Miserables no pude evitar dibujar en un papel la estrategia triangular de la batalla de Waterloo que describe Victor Hugo en una de sus maravillosas digresiones. Cuando, entre mediados de 1990 y 1991, tuvo lugar la Guerra del Golfo de Bush padre, coleccioné los mapas que entregaba cada día el diario El Sol (no había fotos que recogiesen el avance de la Tormenta del Desierto), una iniciativa pionera en España que sirvió al citado diario no sólo para duplicar sus ventas durante el conflicto sino para ocupar un lugar en la historia de la prensa que ya dura mucho más de lo que duró el periódico. Me gusta jugar al Risk y hacerme fuerte en lo que sería Oceanía para asegurar refuerzos en cada ronda, pero también arriesgarme a romper al enemigo por el centro, empeñándome allí donde cree haber blindado su frontera. Y toda esta charla inicial es un perdón anticipado que pido a quien se ofenda si cree que juzgo el fetichismo de la guerra sobre el papel, tan propenso a la épica y a ver el dolor como algo salido de las fábricas de la Corporación Acme.

Continue reading

mercadona

Me he levantado con ganas de inaugurar una sección, hoy que la gente está paseando palmito entre puestos de libros bajo el solete y eso hace del día un domingo de fiesta. A la sección la voy a llamar El domingo libro. Y he decidido empezarla con Historia de un éxito: Mercadona, de Javier Alfonso (Conecta, 2014) por un tuit que vi ayer y por el anteproyecto de Ley de Mutuas que se trae entre manos Fátima Báñez, la mujer dispuesta a lograr que nuestra vida laboral sea toda una aventura. Reconozco que me pone hablar de Mercadona, leer de Mercadona, aprender de Mercadona. Por lo gran empresa que es y lo bien que se ha adentrado en el oscurantismo de esa elite española que pasea por Moncloa, aunque aún esté lejos de las firmas con solera, las que les dicen a los grandes medios y a buena parte de los pequeños, me ponga usted en un lugar discreto lo de que a mi presidente lo encontró culpable la Audiencia Nacional de un delito de información privilegiada (se libró porque había prescrito), como hizo con maestría en su día el Departamento de Comunicación de Telefónica. Continue reading