– Hoy me he despertado radical.

– Me dejas de piedra.

– No sé qué me pasa. Me he preparado el zumo de naranja, he puesto la radio, he encendido la tele, le he quitado la voz, he mirado entre legañas los titulares de la prensa bipartidista (sigo mirándola primero) y luego otros medios que se han ido haciendo habituales a fuerza de buen trabajo y me he mandado a la ducha a ver si se me pasaba. Y no.

Continue reading