El gasto en prestaciones cae 3.561 millones porque ya solo cubre al 60,4% de los parados

_prestacioneshastaagostoEl Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2015 recoge una caída prevista en el gasto en prestaciones por desempleo del 14,9% y el Gobierno de Mariano Rajoy no ha tenido ningún reparo en escribir en una norma tan importante que es gracias a sus políticas en materia laboral. La realidad, sin embargo, es tozuda y lo que demuestran las cifras es que es el tiempo el que va dejando cada vez a más personas sin ingresos convirtiéndose en un macabro ahorro para las arcas públicas. Según los datos que ha facilitado hoy el Ministerio de Empleo, la cantidad de personas desempleadas a las que se ha dejado sin protección alcanzó en agosto a cuatro de cada diez.

El ahorro del gasto en prestaciones entre enero y agosto es ya de 3.561 millones de euros si se compara con el gasto en el mismo periodo de 2013. Es decir, el 17,4%.

La cobertura de las prestaciones por desempleo ha pasado del

71,10% en agosto de 2011

67,30% en agosto de 2012

64,46% en agosto de 2013

60,45% en agosto de 2014

También se va reduciendo la cuantía mensual de las prestaciones contributivas, algo a lo que sí ha contribuido la normativa laboral del Gobierno de Mariano Rajoy al decidir en 2012 reducir desde el séptimo mes del 60% al 50% el porcentaje que se cobra de la base reguladora del salario.

La prestación media contributiva en agosto de 2014 ha caído por debajo de los 800€. Su evolución en los últimos años ha sido:

845€ en agosto de 2012

822€ en agosto de 2013

792€ en agosto de 2014

Todo es susceptible de empeorar y el Gobierno lo sabe. Por eso en sus Presupuestos para el año que viene contempla una reducción de los beneficiarios de prestación de 300.000 personas. Una parte podrán estar entre quienes se prevé que consigan un puesto de trabajo pero, dadas las previsiones de creación de empleo del Gobierno en 2015 (348.200 nuevos empleos según EPA) y el volumen de parados de este país (4.447.650 a septiembre según el dato de paro registrado), es difícil sostener que quien vaya a dejar de recibir prestación es porque, aún cobrándola ha encontrado empleo y no porque ha agotado el plazo.