La crisis española está tocando a muchos sectores y en muchos ámbitos de la vida. Este problema debe ser tratado desde muchos puntos diferentes para llegar a algún tipo de solución. Las nuevas leyes de pobreza energética que fueron aprobadas recientemente, apuntan a un punto esencial de la crisis y que ha preocupado a todas las instituciones: la pobreza energética.

La aprobación de este Real Decreto Ley ha sido bastante controvertida, ha involucrado un extenso debate entre las diferentes posturas políticas, y finalmente ha tenido que ser modificada en varias ocasiones. Estas nuevas leyes de pobreza energética vienen a reemplazar el anterior bono eléctrico que fue dado de baja por considerarse inapropiado para cumplir su función de proteger a los sectores más carenciados.

Encuentra más información acerca de la pobreza energética de España, observatorio de pobreza energética, lucha contra la pobreza energética, cheque de pobreza energética, pobreza energética en 2019, a través de nuestro portal web.

leyes de pobreza energética, pobreza energética, renovación energética,

La pobreza energética en España

El concepto de pobreza suele estar asociado a diferentes elementos, entre ellos, la mendicidad, la condición de calle o la falta de comida. Pero el mundo ha avanzado, y el concepto de pobreza hoy se extiende a otros ámbitos donde quizás no lo pensamos, pero son igual de importantes que tener un techo o contar con abrigo para el invierno.

La tecnología ha avanzado tanto hoy en día que, no poder contar con electricidad o gas natural, también significa un gran problema, quizás tan grave como no tener comida en la despensa. La pobreza energética es una realidad, y desde diferentes organismos e instituciones, se lleva, desde hace tiempo, un amplio debate en la búsqueda de soluciones efectivas para esta fuerte problemática que está viviendo España.

Qué entra en el concepto de pobreza energética

Esta situación no solo es una realidad, según las últimas estadísticas reveladas por el mismo gobierno español, este flagelo afecta a un 10% de la población española, es decir, unos 4,5 millones de personas. Esto es la evidencia física de la crisis que se vive en la península y también un reflejo de la inflación que ha llevado a la factura de luz a un aumento de 70% en los últimos diez años.

Los parámetros que determinen quién entra o no en el margen de pobreza energética todavía no han sido definidos efectivamente. En España, el parámetro que se usa es si una persona puede calefaccionar efectivamente su casa en invierno (18º - 20º).

Según algunas estadísticas recogidas, esta situación provoca unas 7000 muertes al año debido a la imposibilidad de calefaccionar una vivienda adecuadamente, sobre todo para aquellas personas que sufren enfermedades que se ven afectadas por las temperaturas bajas.

leyes de pobreza energética, pobreza energética, renovación energética,

La ley de pobreza energética

Las leyes para prevenir esta situación ya están en marcha desde el año pasado y, aunque no exentas de polémicas, están funcionando como un paliativo para aquellas personas en riesgo de exclusión. La ley sigue siendo de compleja aplicación y requiere de un análisis muy profundo de todas las problemáticas a considerar.

La actual regulación que se ha aprobada, reduce un 25% para varios colectivos en situación de vulnerabilidad. Aunque se han diversificado las empresas que financiarán esta iniciativa, el 94% del soporte total quedarán en manos de las mismas compañías proveedoras (Endesa, Iberdrola y Gas Natural).

Cabe destacar que, para acceder a este beneficio, se deberá presentar un certificado que acredite que el individuo entra en la categoría de vulnerable severo. La razón de esta solicitud es que el beneficio llegue a las personas que realmente lo necesiten.

El punto más importante de la ley

Entre las diferentes modificaciones y beneficios que esta ley aporta, probablemente el punto más importante, es el que incluye a las personas en situación de vulnerabilidad, entre los ocho sectores donde el suministro de luz es indispensable. Esto significa que, para los sectores vulnerables, no se podrá cortar el suministro bajo ningún tipo de concepto. Esta es probablemente la medida más importante de la ley, ya que garantiza que todas esas personas que no pueden pagar la factura, no se queden si un servicio indispensable, especialmente en los crudos inviernos.

Las dificultades para una buena regulación

Los principales obstáculos para poner en práctica las regulaciones adecuadas para proteger a los sectores más vulnerables, están en las disputas partidarias. Sobre todo, en las regulaciones eléctricas, siempre hay mucha recurrencia a la hora de aprobar legislaciones. Sin embargo, en esta medida, se hay tratado de incluir todas las visiones de los diferentes colectivos políticos para llegar a una solución que elimine las ambigüedades y problemáticas que se dieron en los primeros proyectos.

La transparencia

El punto central en el que se ha enfocado es la transparencia en la asignación de este beneficio, para que llegue realmente a aquellas personas que lo necesiten, y que a la vez proteja a todos los sectores vulnerables de la sociedad española. Se han creado una serie de índices (similares al TAE) para la comparación de ofertas.

También se establece que, si bien el beneficio de no cortar el suministro, es para aquellos que se encuentren en la categoría de vulnerable severo, para aquellos que no lleguen a esta categoría, se prevé un periodo de preaviso que se extiende los dos meses que se acostumbraban, a cuatro meses a partir de la aplicación de estas nuevas.

Aquí te informaras sobre la disposición energética denominada medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores.

A través de esta página encontrarás información sobre rehabilitación energética como una oportunidad y una estrategia para la reducción de la pobreza energética.

En el video te informarás de porqué la pobreza energética es una emergencia social.