Nueva aventura con Báñez: Bajas por enfermedad marca Hacendado

mercadona

Me he levantado con ganas de inaugurar una sección, hoy que la gente está paseando palmito entre puestos de libros bajo el solete y eso hace del día un domingo de fiesta. A la sección la voy a llamar El domingo libro. Y he decidido empezarla con Historia de un éxito: Mercadona, de Javier Alfonso (Conecta, 2014) por un tuit que vi ayer y por el anteproyecto de Ley de Mutuas que se trae entre manos Fátima Báñez, la mujer dispuesta a lograr que nuestra vida laboral sea toda una aventura. Reconozco que me pone hablar de Mercadona, leer de Mercadona, aprender de Mercadona. Por lo gran empresa que es y lo bien que se ha adentrado en el oscurantismo de esa elite española que pasea por Moncloa, aunque aún esté lejos de las firmas con solera, las que les dicen a los grandes medios y a buena parte de los pequeños, me ponga usted en un lugar discreto lo de que a mi presidente lo encontró culpable la Audiencia Nacional de un delito de información privilegiada (se libró porque había prescrito), como hizo con maestría en su día el Departamento de Comunicación de Telefónica. Seguir leyendo

Por qué han hipotecado nuestros impuestos

 

burbuja inmobiliaria

“Señor vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda. Los inspectores del Banco de España queremos distanciarnos” de “la pasiva actitud adoptada por los órganos rectores del Banco de España -con su gobernador a la cabeza- ante el insostenible crecimiento del crédito bancario. (…) Algunos riesgos típicos del negocio bancario, se han visto incrementados de forma muy acusada por la necesidad de las entidades de crédito de acudir al ahorro exterior para conseguir los fondos necesarios para financiar el crecimiento de su inversión”.

Este es un fragmento de la carta que enviaron los inspectores a Pedro Solbes en el año 2006, que recojo en Crisis, S.A.: El saqueo neoliberal. Seguir leyendo

Tanto IVA el cántaro a la fuente y otros chistes del FMI

deuda

Atado y bien atado. Cambiaron la Constitución para dar prioridad absoluta al pago de la deuda pública, por encima de sanidad, educación, prestaciones por desempleo o pensiones, que es para lo que aportamos al fondo común. Transformaron en deuda pública deuda que era privada, del sector financiero, porque estaba tan podrido que la pella corría el riesgo de no ser devuelta a quienes habían apostado durante años a cebar las economías del sur, es decir, los fondos y bancos del norte de Europa. Permitieron durante más de dos ejercicios que la banca y los fondos distorsionasen la rentabilidad exigida a la deuda pública de países de la periferia como España, con mecanismos tan burdos que podían contrarrestarse con simples palabras. Así lo demostró el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, a finales de julio de 2012.

¿Ahora que nuestro endeudamiento público se acerca al 100% de la riqueza que genera el país en un año (PIB) quieren que la cuota salga de subir otra vez el IVA (que aportó en 2013 el 31% de los grandes impuestos) y mientras bajar el Impuesto de Sociedades (que aportó el 12%)? Como comento en Crisis S.A.: El saqueo neoliberal, esto “es un juego de matones de puerta de bingo en el que o pagamos sus deudas o nos parten las piernas a todos”. Un chiste sin gracia. Seguir leyendo