Parados que se quedan sin prestación: un ahorro silencioso de 2.700 millones en seis meses

 

Gasto-en-prestaciones

Hay muchas formas de ahorrar en gasto público. Para cumplir con la doctrina de la austeridad, la más rápida es la tijera, esa que metieron hasta tocar el hueso en los gastos sociales. Hay otras más lentas pero no por ello menos efectivas. El tiempo se puede convertir en el aliado perfecto de la disminución del gasto. El desempleo de larga duración y el recorte por ley de las prestaciones a partir del séptimo mes han ido tejiendo la ecuación perfecta para echar un cable al Gobierno con las cifras de déficit. España ahorra con la pobreza, enhorabuena. En la primera mitad de 2014, el gasto en prestaciones por desempleo fue de 12.886 millones de euros, lo que supone un ahorro de 2.693 millones si se compara con el gasto en el mismo periodo de 2013. Es un 17,3% menos entre un año y otro. Un 18,8% menos si se compara con la primera mitad de 2012.

Las cifras están ya muy por debajo de las de 2009, cuando reventó definitivamente la burbuja inmobiliaria en la que España había basado su crecimiento económico. El gasto en prestaciones en la primera mitad de aquel año fue de 15.489 millones. Los parados registrados eran entonces 3.564.889 (dato de junio de 2009). ¿Cómo es posible que se gasten ahora casi 3.000 millones de euros menos, cuando el número de parados registrados en junio de este año fue de 4.449.701 personas?

Si en aquel ejercicio recibían algún tipo de prestación en torno a tres millones de personas, en junio de 2014 los beneficiarios son 2.469.428. La cobertura, es decir, el porcentaje de personas registradas como desempleadas que reciben prestación era en junio de 2009 del 74,90%. Un año después incluso subía, debido a la caída en desempleo de nueva población que lógicamente entraba cobrando paro. Después ha ido encogiéndose y en junio de este año la cobertura era ya de solo el 58,81%.

Cobertura

junio de 2009              74,90%

junio de 2010               78,30%

junio de 2011                70,20%

junio de 2012                66,10%

junio de 2013                61,98%

junio de 2014                58,81%

Las cifras de cobertura dejan fuera a los desempleados que no están apuntados al paro. Hoy se han hecho públicos los datos de afiliación a la Seguridad Social y paro registrado del mes de julio y los datos de prestaciones por desempleo de junio. Las cifras del Ministerio de Empleo dicen que el paro registrado cae por sexto mes consecutivo (aunque desestacionalizado aumenta) y permiten al Gobierno de Mariano Rajoy sacarle lustre al eslogan que dice que ya hay menos parados registrados que cuando ellos llegaron al Gobierno.

No deben olvidarse dos datos: el desempleo según la encuesta de población activa no concuerda con el número de personas que están apuntadas en las oficinas del antiguo Inem. Hay gente que sigue buscando empleo pero, dada la nula efectividad del servicio público, lo hace por su cuenta. El número de parados según la EPA del segundo trimestre de 5.623.000 personas.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta la pérdida de población activa de nuestro país, que según la EPA del segundo trimestre supone un descenso de la población que busca o tiene empleo de 464.400 personas respecto a cuando el PP llegó al poder. Es obvio que quien no busca ya empleo por desánimo o porque ha salido de España en busca de una oportunidad fuera que no encuentra aquí, ya no figura entre los parados registrados en los servicios de empleo ni tampoco cobra prestación. En total podríamos estar hablando de entre 3 y 3,5 millones de personas que no perciben prestación ni tienen empleo.

También baja la prestación media que cobran los desempleados gracias a que el Partido Popular decidió reducir desde el séptimo mes en desempleo la cuantía al 50% de la base reguladora, frente al 60% que se cobraba desde ese mes en 2012. Si se toman los meses de junio de los últimos tres años, la evolución de la prestación contributiva ha sido la siguiente.

Prestación media contributiva (mes de junio):

2012            905,6€

2013            835,1€

2014            796,8€

Por cierto, a quien le llame la atención que el gasto en prestaciones subiese en el primer año de mandato del PP, que no olvide que la reforma laboral, además de provocar una nueva oleada de crecimiento del paro, provocó una destrucción de empleo indefinido (mejor remunerado y por tanto susceptible de cobrar la máxima prestación durante más tiempo) que no había provocado ni el estallido de la burbuja. Aquí más datos.