El Gobierno gasta 4.000 millones menos en prestaciones a costa del paro de larga duración

Prestaciones paro
El sistema va echando de forma implacable a parados del colchón de la prestación por desempleo. La cobertura para proteger a los que quedan sin trabajo ya solo llega al 57,07% de los desempleados registrados sin que nadie haya sido capaz de acelerar una solución al problema. Esta macabra fórmula de ir dejando pasar el tiempo le sirve al Ejecutivo de Mariano Rajoy para sus compromisos de déficit frente a Bruselas, permitiendo en lo que va de año que el gasto en prestaciones sea ya de 4.000 millones de euros menos que entre enero y septiembre de 2013.

La cifra es escalofriante pero mucho más si nos fijamos en el gasto en prestaciones entre enero y septiembre de 2009. En aquel ejercicio, se destinaron 23.286 millones de euros a prestaciones en los primeros nueve meses del año, es decir, 4.467 millones más que en 2014, cuando en aquel ejercicio el número de parados registrados era de 738.203 menos que ahora.

Seguir leyendo

Parados que se quedan sin prestación: un ahorro silencioso de 2.700 millones en seis meses

 

Gasto-en-prestaciones

Hay muchas formas de ahorrar en gasto público. Para cumplir con la doctrina de la austeridad, la más rápida es la tijera, esa que metieron hasta tocar el hueso en los gastos sociales. Hay otras más lentas pero no por ello menos efectivas. El tiempo se puede convertir en el aliado perfecto de la disminución del gasto. El desempleo de larga duración y el recorte por ley de las prestaciones a partir del séptimo mes han ido tejiendo la ecuación perfecta para echar un cable al Gobierno con las cifras de déficit. España ahorra con la pobreza, enhorabuena. En la primera mitad de 2014, el gasto en prestaciones por desempleo fue de 12.886 millones de euros, lo que supone un ahorro de 2.693 millones si se compara con el gasto en el mismo periodo de 2013. Es un 17,3% menos entre un año y otro. Un 18,8% menos si se compara con la primera mitad de 2012.

Las cifras están ya muy por debajo de las de 2009, cuando reventó definitivamente la burbuja inmobiliaria en la que España había basado su crecimiento económico. El gasto en prestaciones en la primera mitad de aquel año fue de 15.489 millones. Los parados registrados eran entonces 3.564.889 (dato de junio de 2009). ¿Cómo es posible que se gasten ahora casi 3.000 millones de euros menos, cuando el número de parados registrados en junio de este año fue de 4.449.701 personas?

Seguir leyendo

Parados que se quedan sin prestación, el recorte silencioso del gasto público

Hay una escena de la fantástica película Monty Python and the Holy Grail (traducida al castellano como Los caballeros de la mesa cuadrada, vaya usted a saber por qué) en la que un caballero se empeña en que no ha perdido un duelo pese a que ya le han cercenado los brazos y las piernas. “No huyáis, cobarde”, le grita a la espalda del contrincante, que no da crédito al empeño del mutilado por convencerle de que está perfectamente y que deben seguir luchando. “Te mataré a mordiscos”, insiste. El Gobierno del Partido Popular parecería salido de una película dirigida por Terry Gilliam si no fuera porque lo que nos cuenta no tiene ninguna gracia y porque no son ellos los que se desangran.

Hoy se han hecho públicos los datos de afiliación a la Seguridad Social y paro registrado del mes de junio y los datos de prestaciones por desempleo de mayo. En España se crea empleo desde un punto de vista cuantitativo, en unas condiciones que van dando forma a un país cada vez más precario, que será lo que quede tras eso que han llamado crisis y que yo defino como un trasvase de riqueza gigantesco en Crisis S.A. El saqueo neoliberal.

Seguir leyendo